sábado, 24 de octubre de 2015

Especies disponibles para criar

Dispongo de huevos de Bombyx mori (de raza rayada) para intercambiar por otras especies de mariposas para criar, o bien por mariposas secas para disecar.


Las mariposas y orugas son las que se muestran en su ficha de cría.
Interesados escribid a lepispteron@outlook.com

miércoles, 21 de octubre de 2015

Una salida de campo

Numerosas especies son aún visibles en el campo a pesar del frío y las lluvias. Además muchos adultos apareces de manera esporádica en aquellas zonas en las que todavía sale un poco el sol. Es común ver mariposas sobre piedras o en el suelo con las alas abiertas calentando sus alas para poder tener actividad durante el día. Es el caso de esta Pararge aegeria, que defiende su territorio en gran parte expuesto al sol:

Pararge aegeria calentándose al sol
Sin identificar

También podemos ver adultos sobre Ditrrichia viscosa, que aprovechan para alimentarse en las pocas plantas con flores que quedan:

Colias crocea macho a la derecha, hembra a la izquierda
 Pontia daplidice

Otras muchas especies se encuentran ahora en estado larvario, creciendo para alcanzar su tamaño máximo y transformarse en crisálida para sobrevivir al invierno. Incluso en estas fechas podemos encontrar orugas de Papilio machaon a bastante tiempo de realizar su crisálida.

Oruga de Acronicta rumicis
Oruga de macaón y avispa cartonera (Polistes dominula)
Oruga de Pieris rapae sobre Moricandia moricandioides

Por otro lado, los adultos ya han podido terminar su ciclo, es decir, ya han acabado de realizar sus cópulas y desoves, por lo que es frecuente encontrar por estas fechas mariposas y polillas fallecidas que incluso entran en las casas antes de morir. Si encontramos alguna que aún mantenga sus colores, podemos guardarlas en seco, para conervarlas.

Hembra de Acherontia atropos encontrada muerta en un patio
Ejemplar de Catocala nupta ya deteriorado



sábado, 17 de octubre de 2015

Preparando las crisálidas

Las crisálidas ya están preparadas para sobrevivir al invierno, por lo que hay que ponerlas en el terrario en el que nacerán las mariposas en primavera. En este caso, son crisálidas de la familia papilionidae, por lo que forman un cinturón de seda para mantenerse erguidas con la cabeza hacia arriba.
Como ya dije en la ficha de cría, no soy partidario de poner bocabajo este tipo de crisálidas, por lo que expongo como las cambio yo del terrario de cría a la jaula preparada para que las mariposas nazcan y extiendan sus alas.
Aunque las orugas de mariposa diurna por lo general no hagan capullo de seda, si que forran la superficie a la que se van a anclar con ella. Podemos aprovechar esta pequeña telita para sujetar la crisálida con dos alfileres en un corcho. Pondremos como ejemplo crisálidas que se realizaron en las paredes de un terrario, y queremos sacarlas de ahí. Para ello raspamos con un alfiler en la superficie en la que se encuentre hasta que se despegue la telita. Tiramos de ella hasta despegarla completamente.

Retirando la tela de la crisálida verde. La marrón ya está soltada de la pared y unida a su seda

Una vez despegada, podemos clavarla en un corcho con dos alfileres inclinados, completamente metidos en el corcho. Uno situado arriba, sujetando la tela a la altura del cinturón de seda. El otro se localizará un poco más abajo del cremáster (la parte final de la pupa), para que no se ladee. 

Estas crisálidas pertenecen a la mariposa macaón, y se desarrollaron durante el pasado mes de septiembre. Pongo estas fotos de entonces, cuando las crisálidas mostradas anteriormente eran aún orugas, y comparo su tamaño con otras dos especies. 
Aparecen tres orugas, de izquierda a derecha Hyles euphorbiae, Samia ricini y Papilio machaon. Todos están en el último estadio, sin embargo en la primera foto, la oruga de samia no ha alcanzado su tamaño final. En la segunda, alcanza el tamaño de hyles, aproximadamente 7 cm.

Hyles euphorbiae, Samia ricini y Papilio machaon

Papilio machaon, Samia ricini e Hyles euphorbiae

domingo, 11 de octubre de 2015

Últimos días de sol


La llegada del invierno merma las poblaciones de mariposas adultas, pero aún podemos observar algunos ejemplares volando por nuestros campos, aprovechando los pocos días calurosos que quedan de este año. Generalmente, antes de la llegada del frío lo que generalmente observaremos serán mariposas con un número de generaciones variable a lo largo del año (Pieris rapae, P.brassicae...) y aquellas que pasen el invierno en estado adulto (Inachis io, Vanessa atalanta...).

Hembra de Pieris brassicae atrevida a posarse en la flor
que sostenía en mi mano.
Macho de Pieris rapae
Lasiommata megera
Las mariposas nocturnas aparecen camufladas gracias a sus discretos colores, que las ayudan a pasar desapercibidas durante el día. Podremos cogerlas con cuidado con la mano para fotografiarlas, pues de día están dormidas o inactivas, por lo que es poco probable que salgan volando. Siempre evitar agarrarlas de las alas, pues desprenderemos cientos de las escamas que las recubren.

Xanthia icteritia en una hoja de chopo