sábado, 27 de febrero de 2016

Construyendo un mariposario


Uno de los problemas que tenemos a la hora de criar mariposas es el espacio que requieren durante su etapa como adulto. Las mariposas nocturnas que no se alimentan y encuentran su pareja mediante feromonas, no requieren mayor espacio que el que ofrece un cesto de malla o tela para la ropa.

Sin embargo, la dificultad llega a la hora de criar las enormes mariposas diurnas que tanto se exhiben en los mariposarios, generalmente mariposas de las familias Papilionidae y Nymphalidae. Al contrario que algunas polillas, estas mariposas sí se alimentan, y necesitan de mayor espacio para que los machos puedan realizar los "bailes" de cortejo alrededor de la hembra. Se suma además la desventaja de que la mayoría de mariposas diurnas no pondrán huevos a menos que dispongan de la planta hospedera de sus orugas (cosa que no ocurre con muchos lepidópteros nocturnos, los cuales depositarán los huevos en las paredes de la misma jaula).

Para dar solución a este problema, podemos construir un mariposario, lo que sería comparable a un aviario de pájaros, pero adaptado a lepidópteros. Este voladero de mariposas será básicamente una especie de invernadero destinado al cultivo de plantas nutricias y al mantenimiento de la última etapa voladora de estos insectos.
Para su construcción habrá que tener en cuenta diferentes puntos: 
  • Tamaño: Algo muy a tener en cuenta y que nos ha llevado a la construcción de esta jaula es la dimensión que adquirirá. La altura será al menos dos metros, porque tendremos que pasar tiempo dentro de ella. Una estructura con una base de dos metros de ancho y tres de largo puede servir para permitir el vuelo de varias mariposas. Sin embargo, si disponemos de espacio, será mejor darle más base y más altura, pues al sentirse molestadas, las mariposas tenderán a subir hacia arriba, lastimándose si el techo no es suficientemente alto.


  • En mi caso, la estructura tiene una base cuadrada de tres metros de largo, midiendo el pico más alto del tejado aproximadamente dos metros y medio. Las barras que sujetan el techo están introducidas en la tierra unos 30 o 40 centímetros.
  • La forma también es importante, pero ésto es más cuestión de estética y de factores como la nieve y el granizo. La de mi techo fue completamente horizontal durante varios años, pero en esta zona en invierno suele nevar y con frecuencia se acumulan varios centímetros de nieve sobre él, deformando la malla. Ahora mismo tiene forma de tejado a dos aguas, y cuatro barras horizontales que unen el triángulo de una de las paredes con el de enfrente.
  • Para aquellos que no tienen terreno para construirlo pueden hacer una estructura similar tipo voladero en el interior de casa, localizado en alguna habitación a la que no se le dé uso. Sin embargo, estará mejor ubicado en una terraza, donde reciba sol directo. Incluso la terraza entera puede convertirse en un voladero si la cubrimos completamente haciendo la estructura de barras sobre ella.
Barras horizontales que unen las de las esquinas

  • Materiales: al igual que un pequeño invernadero, su estructura puede realizarse con barras de madera, o bien con cualquier otro material resistente (en mi caso son de metal), atornillándolas unas a otras. Podemos poner barras que unan las cuatro verticales de las esquinas para hacerlo más rígido o para agarrar el material que las cubra.
  • Una vez tenemos la estructura, hay que cerrarla. Podremos emplear plástico, malla (mosquitera), tela...etc. Yo personalmente elegí malla para que no se recalentara demasiado el interior al poner plástico y para permitir que cuando llueva, el agua llegue a las plantas. La malla va atada con bridas de plástico a las barras de cada pared. Un problema que tiene es que si es demasiado fina, las mariposas pueden no verla y chocarse con ella al intentar huir por nuestra presencia. Para ello podemos poner plantas trepadoras que se enreden por la malla, o sustituirla por otra más densa y visible para ellas.

Bridas de plástico sujetando la malla a las barras

  • Ubicación: Lo mejor es que se encuentre a pleno sol la mayor parte del día. En mi caso recibe el sol desde un poco antes del mediodía hasta que anochece. Las mariposas se muestran más activas cuando hay sol, y lo utilizan para coger temperatura posadas con las alas abiertas.
    Barras atornilladas
  • La temperatura por tanto es otro factor que influye en los materiales que vamos a emplear, en las plantas que vamos a cultivar y en las mariposas que podremos criar. En mi región hace calor en verano, pero en invierno, puede haber días en los que la temperatura no sube de cero grados. Por ello no puedo mantener allí todo el año más que especies no tropicales capaces de invernar a esas temperaturas. Sin embargo hago uso de plásticos y mantas anti-heladas para proteger alguna planta en esta estación.

  • Plantas: Como plantas destinadas a la producción de néctar y por tanto como alimento de mariposas adultas están algunas especies nombradas en la entrada "Plantas para atraer mariposas". Además, tendremos que cultivar las plantas nutricias específicas de cada especie que deseamos introducir. Las plantas con flores para las mariposas podremos plantarlas directamente en el suelo, pues sirven para casi todas las mariposas adultas. Sin embargo, las nutricias es mejor cultivarlas en maceta, sobre todo en voladeros pequeños, con el fin de mantenerlas dentro únicamente cuando estemos criando esa especie concreta (servirán para que las hembras pongan los huevos en ellas, pero las orugas podremos criarlas en casa). Si el espacio no es un problema, tendremos posibilidad de plantar las plantas nutricias también directamente en la tierra, sin olvidarnos de que las orugas comen mucho y es probable que tengamos que cultivar alguna más fuera del voladero.

  • Debemos ser responsables con las medidas que tomamos para evitar que las mariposas se escapen en caso de que sean especies alóctonas (que no se encuentren en libertad en la región en la que estamos). Muchas especies de animales exóticos están destruyendo ecosistemas debido a que no tienen enemigos naturales, convirtiéndose en invasores y eliminando poco a poco otras poblaciones de animales autóctonas de la zona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario