viernes, 22 de abril de 2016

Fabricando una jaula de cría

Tanto para el mantenimiento de las orugas como de las mariposas adultas necesitaremos jaulas que las contengan. Podemos optar por comprar cestos de malla que se emplean para guardar cosas, pero también podemos realizarla nosotros mismos. En principio nos servirá para criar a las orugas porque al ser de malla tendrá buena ventilación, pero también se podrá emplear como pequeño voladero para mariposas y polillas.

Necesitaremos listones de madera que podemos reciclar o encontrar en cualquier sitio, clavos o tornillos, malla, tablerillo, chinchetas y algún sistema de cierre como el velcro. Podemos hacer una puerta bien hecha con bisagras y más listones de madera, pero no va a ser éste el caso.

Lo primero que haremos será cortar las barras de madera a medida. Necesitaremos cuatro largas que serán las verticales y ocho más cortas, cuatro para el techo y cuatro para el suelo. En este caso las hemos unido con puntas, pero también se pueden atornillar o incluso pegarse con silicona u otros pegamentos.

Listones de madera unidos con clavos

El suelo ha de ser rígido por lo que lo pondremos de tablerillo. También puede unirse con puntas a la estructura de madera, pero la hemos unido con pegamento. Se puede poner este material o incluso vidrio en las paredes que se quiera, dejando al menos uno de los laterales de malla para que haya suficiente ventilación. La nuestra tendrá el suelo y el techo de madera, y las cuatro paredes de malla.

Para agarrar la malla, tenemos dos opciones: o graparla con una grapadora de madera, o hacer esto mismo con chinchetas. Usaré el segundo método, y con la malla cortada a medida (con los bordes doblados hacia adentro para evitar que se deshile) empezamos a colocar chinchetas. La malla ha de quedar tensa por lo que nos preocuparemos de ajustarla a medida que la atamos.

Jaula con el tablerillo pegado y la malla puesta con chinchetas en tres paredes

Uno de los laterales hará la función de puerta. Esta vez lo único que haremos será dejar la mitad inferior de la malla de un lateral sin unir a la madera. De esta manera la podremos levantar para tener acceso al interior y solo necesitaremos un sistema para adherir la malla a la madera para cuando queramos cerrarla. Se puede cerrar con ayuda de velcro, poniendo un listón de madera al final y que éste se sujete con alambres....

Lado de la puerta
Colgado en el voladero
Empleado como pupario