sábado, 26 de noviembre de 2016

Alas con escamas

Urania leilus

Mariposas y polillas forman un único orden de insectos (clase Insecta) denominado bajo el nombre de Lepidoptera. Esta palabra proviene de dos vocablos griegos: lepis (escama) y pteron (ala), que hacen referencia a pequeñas estructuras quitinosas de las alas.

Las alas de un lepidóptero son, en comparación con las de otros insectos, de un tamaño mucho mayor en relación con su cuerpo. Las membranosas alas están sujetas por varias venas rígidas que se disponen de manera similar de unas familias a otras. Sin embargo, lo que caracteriza a estos insectos, es la existencia de pequeñas escamas coloreadas que recubren sus alas.

Detalle escamas Urania ripheus

Para poder ver su disposición necesitaremos un microscopio, en el cual podremos ver tanto su forma como su tamaño. Por lo general se encuentran organizadas como tejas en un tejado, superponiéndose unas sobre otras.
Son las estructuras que dan los colores por los cuales las conocemos. De hecho, si agarramos a una mariposa por las alas, nos quedaremos con cientos de ellas en los dedos (por ello hay que evitar hacerlo), dejando el área translúcida o incluso transparente.

Escamas de mariposas al microscopio: 1- Papilio machaon,
2- Euplagia quadripunctaria, 3- Catocala sp, 4- Caligo memnon

Escamas de la zona marginal (fimbrias) de las alas de: 1- Pieris rapae,
2- Catocala sp, 3- Euplagia quadripunctaria, 4- Caligo memnon

Escamas de Papilio machaon a diferentes aumentos

Las escamas tienen diversas formas, dependiendo de las cuales, nos dará la sensación de ver una textura u otra. Algunas especies tienen las alas mates, con escamas que contienen toda clase de pigmentos que dan como resultado una amplia gama de colores. Sin embargo, los colores brillantes, iridiscentes, no se deben a sustancias pigmentarias, sino a la refracción de la luz (coloración estructural). El ejemplo más claro de coloración estructural lo encontramos en las mariposas del género Morpho. Sus escamas son realmente marrones, pero debido a procesos de refracción de la luz por finas láminas, reciben sus características coloraciones azules metálicas .

Por ello, si observamos una mariposa Morpho desde diferentes ángulos, el color de las alas cambia. Incluso, el color azul del anverso desaparece si las vemos a contraluz, mostrándose un color marronáceo.

Morpho didius expuesta a la misma luz, pero con diferentes ángulos de incidencia. El color azul cambia

Hay especies con zonas alares en las que las escamas se han reducido por completo hasta el punto de desaparecer. Ocurre en muchas polillas de la familia Saturniidae, en las cuales existen "ventanas", que no son más que dibujos transparentes de las alas.

Ventana transparente de Antheraea frithi

Volviendo al tema de las venas que dan rigidez a las alas, podemos observarlas en muchas especies debido a que los colores de sus escamas las hacen distintivas. Por ejemplo las monarcas (Danaus plexippus) tienen un diseño a rayas naranja y negro. Estas rayas negras no son más que las venas de las alas remarcadas con escamas de ese color. Lo mismo ocurre también con Papilio machaon, o más claramente con Aporia crataegi.

Danaus genutia

Como se puede observar, en cada una de las cuatro alas existe una zona interior rodeada por venas, de la cual nacen varias venas más que llegan hasta los bordes. Estas zonas delimitadas se denominan celdas, y su diseño es muy parecido de unas especies a otras.

Ala posterior de Papilio machaon