sábado, 22 de abril de 2017

Plagas de colecciones entomológicas


Doy continuación a la entrada que hice el año pasado sobre el montaje y conservación de ejemplares disecados, para hablar sobre uno de los peores enemigos de las colecciones entomológicas.

Me refiero a muchos escarabajos de la familia Dermestidae, cuyas larvas se alimentan principalmente de materia orgánica deshidratada, desde alimentos almacenados, a tejidos animales. Es por esta razón, por la que nuestros lepidópteros conservados en seco son muy tentadores para ellos.

 Adulto de Anthrenus verbasci. Los daños los produce la larva.
Los adultos, por el contrario, se alimentan del néctar de las flores. Son diversas las especies que causan estragos en animales disecados. Aquí os muestro una de ellas, Anthrenus verbasci, también conocido como escarabajo de las alfombras.

Es evidente su presencia porque veremos un cúmulo de polvos bajo el tórax o abdomen de uno de nuestros ejemplares. Son los típicos restos que dejan estos insectos al horadar sus galerías. Si además, nuestro ejemplar tiene agujeros de poco más de un milímetro, no hay duda de que está infectado por la plaga más temida de los museos.

Anthrenus verbasci por el envés
No hay que preocuparse por esto, porque si bien es cierto que pueden destrozar por completo los insectos, lo hacen inicialmente por el interior, por lo que los daños apenas serán visibles. Solo lo suficientes para que sepamos que están ahí. Sin embargo, si permanecen en el ejemplar disecado durante varios meses (o semanas, depende de los individuos que alberguen), el resultado será un desmembramiento total de éste. 

Para provocar la muerte de larvas y adultos simplemente tendremos que introducir las cajas entomológicas al congelador durante uno o dos días. Según he leído, los huevos pueden resistir al congelamiento, por lo que habrá que introducirlas de nuevo un par de semanas después. Limpiaremos los restos de polvo que han dejado, principalmente para saber si el ejemplar sigue infectado, y en ese caso, siga apareciendo nuevo polvo debajo de él. 
En muchos museos hacen tratamientos de frío a los especímenes una vez al año para evitar la degradación de las colecciones.

Para prevenirlos, lo primero es mantener las cajas en un cajón limpio, teniendo especial cuidado con los bajos de los muebles. El polvo que se acumula debajo de ellos es un hábitat perfecto para que se desarrollen.

Comparación del tamaño
Los coleccionistas introducen en las cajas con los ejemplares algún tipo de conservante que los ahuyente. Algo más fácil de conseguir, pero menos efectivo, es guardarlas en cajones con antipolillas de armario (que al fin y al cabo es lo que se hace para que estos escarabajos, y las polillas, no destrocen prendas de tejidos naturales). Esto hará que se mantengan alejados de nuestros especímenes. Qué decir tiene que las cajas sean lo más herméticas posible, para evitar la entrada de estos insectos.

Mucho cuidado sobre todo a la hora de disecar los ejemplares. A diferencia de las cajas entomológicas, los extendedores exponen las mariposas a estos insectos, por lo que antes de introducirlos en sus cajas definitivas es preferible congelarlas. No sería el primer caso en el que al introducir una mariposa infectada en una caja, la plaga se extiende a los ejemplares más valiosos.

Procuraremos revisar los ejemplares periódicamente cada pocos meses, por si estos inquilinos llegan de nuevo. Generalmente es suficiente con dos veces al año, aunque hay que tener cuidado si sospechamos que estos insectos habitan en nuestra casa.

Aquí os dejo algunas fotos para que identifiquéis si vuestra colección es, o ha sido atacada. Las evidencias que dejan estos insectos son varias:

  • Polvo debajo de los ejemplares:
Restos de polvos acumulados

  • Agujeros en el tórax o abdomen:
Agujero producido por las larvas 

  • Restos de muda de las larvas: al igual que las orugas de mariposa, éstas también mudan de cutícula para crecer hasta realizar la crisálida. Las exuvias quedan "tiradas" en el lugar donde se hayan desprendido de ellas:
Exuvias de las larvas


No hay comentarios:

Publicar un comentario