Papilio machaon (Macaón)


Última actualización: 27/05/2016

Papilio machaon

Mariposa cada vez menos conocida debido a la destrucción de sus zonas de cría, principalmente sobre hinojo, el cual está siendo desplazado únicamente a bordes de caminos y carreteras. Su envergadura, de entre 7 y 9 cm, y su coloración, la convierten en una de las mariposas más bonitas de la península.

Normalmente tiene dos generaciones anuales e hiberna en forma de crisálida. Las mariposas se aparean en primavera (hacia abril o mayo). El macho es más pequeño que la hembra y normalmente de un amarillo más vivo. Este tono varía según la subespecie y la generación, presentándose así mariposas de un amarillo vivo y otras de un amarillo casi blanco.

Hembra
Macho


El tamaño de las alas de esta mariposa, junto con su diseño, hacen de ellas unas voladoras excelentes, lo cual permite realizar los vuelos de "hill topping" que ejecutan los machos para disputarse a las hembras. Este comportamiento consiste en expulsar a los machos que se acerquen a la cima elegida. El que permanezca en la mejor posición, será el que más posibilidades tenga de aparearse con las hembras que se acerquen.

Huevo fecundado, ya se ve el círculo naranja
La puesta tiene lugar de manera aislada. La hembra busca varias plantas sobre las que depositar los huevos. Principalmente hinojos (Foeniculum vulgare) y rudas (Ruta graveolens), aunque pueden alimentarse de perejil (Petroselinum crispum) y zanahoria (Daucus carota) igualmente.

Los huevos recién puestos serán amarillos y casi esféricos; los fecundados tendrán un anillo naranja al cabo de pocos días. Se volverán negros antes de la eclosión de la oruga. La etapa de huevo durará alrededor de 10 días, variando según la generación que sea.

Oruga recién nacida
Para su cría será necesario meter las hojas en agua, sin que las orugas puedan caerse dentro. Sin embargo bastará con tener sus plantas nutricias protegidas con una malla. De este modo las orugas no serán atacadas por sus depredadores, ni se escaparán para transformarse en crisálida.

Es importante que la cría de mariposas que se encuentren donde vivamos en libertad, se desarrolle siempre fuera de casa (por ejemplo en un patio o una terraza) para que las temperaturas sean las mismas que en el exterior. De esta manera no alteraremos el ciclo del insecto.

La oruga, al principio oscura con manchas blancas en el centro de su cuerpo se irá tornando amarilla con rayas negras y puntos naranjas, lo cual advierte a sus posibles depredadores de su sabor poco apetecible. Por si esto fuera poco, al ser molestada, mostrará un apéndice bifurcado que se encuentra detrás de la cabeza, llamado osmeterio, que libera un olor desagradable. Por esta razón, es importante que haya pocas orugas juntas, para que no se molesten continuamente.

Éstas alcanzan alrededor de cinco centímetros, durante aproximadamente un mes o mes y medio de crecimiento, antes de comenzar a buscar el lugar para realizar su crisálida. Cada estadio entre muda y muda durará alrededor de 6 o 7 días, menos el último, que puede prolongarse hasta 10 días. Antes de pupar, la oruga expulsará unas heces verdes y líquidas.


Diferentes estadios de crecimiento de las larvas. A medida que mudan de piel van perdiendo su coloración negra, adquiriendo el típico color verde amarillento del último estadio. Sin embargo puede haber variaciones en el patrón de coloración, como se observa en las tres últimas fotos, las cuales muestran orugas distintas con la misma edad y tamaño (refiriéndome a la oruga negra en la última foto. La grande está en último estadio)

La crisálida se realiza con tres anclajes. Uno en el extremo del abdomen, y otros dos formando un cinturón que sujetará la crisálida entre el tórax y el abdomen. Normalmente se realizará en vertical, con la cabeza hacia arriba, pero si las tenemos protegidas en un terrario, es posible que la hagan en la tapa, tumbadas en horizontal mirando hacia arriba. Su coloración será verde o marrón, dependiendo de su localización y de la generación de la que forma parte (las pupas que hibernan suelen ser las de color marrón).

En mi opinión, no me parece correcto arrancar las crisálidas de sus anclajes y colgarlas del cremáster como lo hacen de manera natural muchos ninfálidos (la mariposa monarca por ejemplo). Éstas nacen y se agarran a la piel de la crisálida, suspendidas de ella para desplegar sus alas. Sin embargo los papiliónidos no hacen esto, sino que nacen agarrándose y avanzando por el tallo o la pared en la que se encuentra sujeta su crisálida. Por lo tanto, es bastante probable que si tenemos la crisálida boca abajo, la mariposa al nacer se caiga al suelo. 


Prepupas y pupa. Se muestran las posiciones más características en cuanto a la realización de la crisálida. Es común
que se realice en vertical con la cabeza hacia arriba, aunque también es posible que se coloquen tumbados del techo, como
la de arriba.


El color de la crisálida varía del marrón oscuro a verde, pasando por tonos grises y beiges. Varía en función de la
generación ( las de la primera suelen ser verdes y las invernales oscuras ) o el color del soporte a la que se encuentre
fijado. La crisálida inmadura será de color verde, tomando su verdadero color al día siguiente. Siempre hay excepciones,
como la crisálida verde de la foto, la cual pertenece a la generación invernal, al igual que las otras tres.

Crisálida a punto de nacer (se trasparentan las alas)
La segunda generación de mariposas tendrá lugar a lo largo del verano, siendo sus hijas, las orugas que se desarrollarán casi alimentándose de las flores del hinojo, las que formarán la primera generación de mariposas del año siguiente.

Si deseamos asegurarnos de poder criar esta especie a partir de las mariposas que obtengamos, tendremos que recurrir a la construcción de un mariposario. El apareamiento puede darse en cautividad siempre que sea en un voladero. 

Si vemos que la hembra no pone huevos en los primeros días, podemos recurrir a aparearlas manualmente. Para ello, hemos de coger al macho (su abdomen finaliza en dos placas triangulares separadas por una abertura lineal) y a la hembra del nacimiento de las alas (del tórax), preferiblemente cuando tengan algún día de vida. 

Presionaremos suavemente el abdomen del macho hasta que el extremo de su abdomen se abra en dos partes, en cuya mitad se encuentra el órgano reproductor. Al acercarlo al final del abdomen de la hembra, se engancharán y comenzará el apareamiento. El proceso es muy exitoso en esta especie.


Apareamiento manual
Apareamiento

Es importante que si las crisálidas son compradas no liberemos las mariposas. Si es cierto que se trata de una especie que hay en toda la península, pero si las compramos en alguna granja (muchas venden mariposas autóctonas de aquí) puede tratarse de otra subespecie.

Papilio machaon tiene numerosas subespecies dependiendo de la zona en la que las encontremos. Liberar mariposas originarias, por ejemplo, de otros países de Europa, puede provocar el desplazamiento de la variante que se encuentre aquí. Sin embargo, recomiendo la compra de crisálidas si estáis interesados en esta especie, pues las orugas del campo a menudo están parasitadas, y no es agradable ver como salen larvas de su interior.

3 comentarios:

  1. Hola, ¿Existen diferencias físicas notables de sexo en la etapa de larva?¿ hoy manera de diferenciar la hembra del macho?

    ResponderEliminar
  2. Hola, ¿Existen diferencias físicas notables de sexo en la etapa de larva?¿ hoy manera de diferenciar la hembra del macho?

    ResponderEliminar
  3. Hola Nereida, pues no sé como diferenciar el sexo en la etapa larvaria, pero me suena que con los gusanos de seda se puede hacer, pero no estoy seguro. Lo mejor es esperar a que se transforme en crisálida, aunque puedes fiarte por el tamaño, pues las orugas hembra suelen alcanzar mayor tamaño, a veces inapreciable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar