Pieris rapae (Blanquita de la col)


Última actualización: 11/10/2015

Pieris rapae

Mariposa de pequeño tamaño y sencilla coloración cuyas poblaciones no han disminuido de manera tan drástica como las de otras especies, a pesar de su atracción por varias hortalizas cultivadas. Tiene una envergadura de alrededor de cuatro centímetros, la hembra mayor que el macho. Las manchas negras de las alas son generalmente más grandes (sobre todo en hembras) en los individuos que no formen parte de la primera generación. Esta mariposa es bien conocida por dueños de huertas, pues emplea berzas, coles, repollos, coliflores, etc como plantas nutricias.

Es de las primeras mariposas en aparecer en primavera, y una de las últimas en desaparecer al llegar el invierno. Normalmente hiberna como crisálida, pero es común ver orugas ya maduras en los meses de invierno.

Huevos recién depositados
La puesta tiene lugar de manera aislada sobre las plantas nutricias. Los huevos son muy similares a los de las mariquitas (Coccinella septempunctata), pero de un amarillo más pálido. 
Antes de emerger la oruga, se notará un puntito más oscuro en la punta del huevo. La oruga al nacer se comerá la cáscara del huevo, de consistencia blanda. Del mismo color que el huevo, la oruga comenzará a alimentarse, adquiriendo posteriormente un color verde aterciopelado.

Huevos y orugas sobre capuchina
(Tropaeolum majus)
Las orugas son tímidas, manteniéndose inmóviles en las nervaduras de las hojas la mayor parte del tiempo, ocultadas de los depredadores.
Sin embargo no están completamente protegidas, pues son fácilmente parasitadas por una especie de pequeñas avispas himenópteras, cuyas larvas se alimentan de la linfa de las orugas. Las provocarán la muerte cuando salgan al exterior, rompiendo la piel de la oruga.

De ahí la importancia de emplear mallas cuando criemos este tipo de insectos, pues pueden ser fácilmente atacadas por parásitos que les causarán la muerte. Esta especie de mariposa puede ser criada perfectamente con el método de los gusanos de seda, poniendo directamente las hojas de berza en el fondo de una caja. Habrá que cambiarlas cuando se queden lacias, pero las hojas son duras y carnosas, por lo que aguantarán más tiempo que las moreras.

La mejor opción es no molestar a las orugas, añadiendo las hojas nuevas y dejando que ellas solas se cambien. La oruga pasará por cinco estadios, casi todos mostrando un color verde casi uniforme.

Diferentes estadios de la larva. Solo conserva el color amarillo en el primer estadio, luego adquiere un verde aterciopelado que le ayudará a camuflarse sobre los nervios y peciolos de las hojas. 

Para localizarlas no hay más que acercarse a cualquier huerta y mirar en las plantas anteriormente mencionadas. Si tenemos suerte las encontraremos sobre sus hojas, aunque es probable que el hortelano haya llegado antes con los cientos de insecticidas que desgraciadamente existen en el mercado en la actualidad.

Crisálidas colgadas artificialmente boca abajo.
A la izquierda, la crisálida ya vacía. A la derecha,
el adulto está a punto de emerger.
Aquellas que se libren de los ataques de insectos y de las fumigaciones, alcanzarán unos dos centímetros y buscarán un lugar en el que realizar su crisálida.

La crisálida se realizará con un cinturón de seda alrededor de su cintura, y permanecerá en este estado casi dos semanas. Ahora tampoco está a salvo, porque otras especies de avispas parasitarias están adaptadas a atacar las crisálidas.

Cuando el cuerpo se vuelva negro y las alas blancas, significa que la mariposa nacerá esa misma noche  o la siguiente.

Los adultos volarán casi en cualquier época del año excepto en los meses más fríos de invierno. El macho se distingue de la hembra por tener un único punto (o incluso por no tenerlo) en el ala delantera con las alas abiertas. La hembra sin embargo tendrá dos puntos en cada ala delantera, tanto por el derecho como por el envés.

Hembra de Pieris rapae a la izquierda, macho a la derecha.

El apareamiento se da fácilmente en pequeños voladeros. Además estas pequeñas mariposas vuelan con mucha precaución si no están asustadas, evitando casi completamente chocarse con las paredes de la jaula. La vida de los adultos puede prolongarse más de dos semanas.

Es fácil adquirir estas especies de mariposas, pues junto a Pieris brassicae, son muy utilizadas para la iniciación en la cría de mariposas en kits de cría. Además, por su coloración, son especies empleadas para la suelta en eventos como bodas, por lo que muchos criadores las tendrán a la venta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario