Saturnia pyri (Gran pavón)

Saturnia pyri

Mariposa nocturna de la familia Saturniidae que porta el récord de mayor tamaño dentro del continente europeo. Cada vez es más escasa debido a su preferencia por los árboles frutales, los cuales son actualmente fumigados y tratados para eliminar plagas. Además, su avistamiento se dificulta porque sólo aparece durante uno o dos meses al año, manteniendo una única generación anual.

Entre sus plantas nutricias se encuentran muchísimos árboles forestales, además de los frutales. Yo personalmente las he criado con almendro (Prunus dulcis) y con cerezo (Prunus avium), siendo éste más cómodo por tener hojas de un tamaño mucho mayor, aunque con almendro crecen más rápido.

Huevos (las partes oscuras son la sustancia pegajosa)
Los huevos serán depositados por la hembra las noches que sigan al apareamiento. Cada hembra pondrá algo más de cien huevos, de gran tamaño y colores blanquecinos y marrones. No es necesario que dispongan de sus plantas nutricias para realizar la puesta. 
Serán puestos junto a una sustancia pegajosa que se endurece. Los despegaremos y pondremos en una caja con papel de cocina en el fondo hasta que nazcan las orugas.

Éstas nacerán a las dos semanas. Los huevos no fecundados tienden a hundirse y deshincharse, pero por si acaso, no los tiraremos hasta que pueda nacer algo.

Orugas en primer estadio
En mi caso, nada más nacen, las pongo con ayuda de un pincel en la planta nutricia metida en agua (con papel film para que no puedan caerse al agua), aunque cuando son pequeñas se pueden añadir trocitos de hoja a la caja, sustituyéndose cuando se queden lacias. 
Las orugas nacen negras con pequeños pelos marrones. Son muy inquietas y pueden pasarse todo el día dando vueltas por la jaula antes de comenzar a comer. Por ello tenemos que tener especial cuidado con el tamaño de los agujeros del recipiente.

Es importante que no tengan la humedad muy elevada, pues la oruga se desarrolla en verano en muchos lugares de clima mediterráneo, donde la sequía hace acto de presencia. Por ello también tendremos que estar pendientes de la ventilación, facilitándola con agujeros o con malla. Durante el desarrollo de las orugas podemos mantenerlas dentro de casa, pues la diferencia de temperaturas con el exterior en estos meses no es tan pronunciada. Sin embargo es necesario que saquemos los capullos al exterior (por ejemplo una terraza cubierta o un porche) para no alterar su ciclo natural.

Orugas en segundo estadio
Durante el primer y segundo estadio, las orugas serán de color negro o grisáceo con protuberancias de color cada vez más anaranjado, ornamentadas con pequeños pelos.
No son totalmente gregarias en estos estadios, pero si se pondrán varias en las mismas hojas.

El primer estadio durará alrededor de seis días, durando algo menos el segundo. En unos diez días, las primeras ya empezarán a mudar al tercer estadio, mostrando ya el color verde definitivo de los tres estadios posteriores.

Sin embargo, las orugas en tercer estadio (a partir de unos 2 centímetros), mantendrán la parte inferior de color negro (incluyendo patas), el lomo verde-azulado y las protuberancias de color amarillo. Aparecerán además largos pelos negros sobre éstas.

Orugas en tercer estadio

La tercera muda (durante las cuales las orugas están un par de días inmóviles) hace que pierdan parte del negro de la parte inferior y sus protuberancias tomen un color entre lila y rosado, llegando al cuarto estadio.

Cuarto estadio, protuberancias rosas.
A partir de este momento, las orugas al ser molestadas, girarán la cabeza bruscamente, haciendo un ruido peculiar, como un chirrido. Son de hábitos bastante tranquilos, pasando mucho tiempo inmóviles en las ramas, aunque algunas veces investigan por toda la jaula.

En el cuarto estadio ya alcanzan un tamaño de alrededor de 6 centímetros de longitud, lo que indica, que a falta de una muda, alcanzarán un tamaño más que considerable. Durará alrededor de una semana, o incluso más.

Por ello, durante los dos últimos estadios, han de ser criadas en recipientes acordes con su edad y número. Dadas las proporciones que alcanzan, yo las mantengo en cestos de malla de ropa, pues además de ser amplios, proporcionan mucha ventilación, algo indispensable para esta especie.

La diferencia con el último estadio reside en el color de las protuberancias, las cuales adquieren tonos azules cuando la nueva piel se endurece. Los pelos cortos que salen de éstas son duros, y es probable que nos pinchemos si vamos a cogerlas.


Último estadio, protuberancias azules

Construyendo el capullo (orugas naranjas)
Este estadio dura unos diez días, hasta que una mañana nos encontremos con que las orugas han defecado una sustancia verde-negruzca y viscosa (mancha mucho). A partir de entonces, empezarán a tomar una tonalidad amarillenta. Esto indica que la oruga ya no se va a alimentar más, solo se dedicará a buscar un lugar donde realizar su capullo. A medida que pase el día, la piel se irá tornando más naranja.

La mejor opción es separar las orugas que se tornen anaranjadas del resto, y ponerlas en una jaula aparte destinada a la construcción del capullo. Para facilitarles la tarea, podemos emplear cartones, ramas, o incluso hueveras. Las orugas muestran interés por tejer su capullo en las cavidades de las hueveras.

Tejer la envoltura de seda les tomará al menos dos días. El capullo es de color oscuro, asimétrico. Uno de sus extremos es alargado y menos denso, justo por donde emergerá el adulto el año siguiente. Cuando ya no veamos la oruga a través de la seda, podremos despegar el capullo de donde fue construido.

En caso de que queramos abrirlos, esperaremos al menos una semana para hacerlo, para asegurarnos de que la oruga ya se ha transformado en pupa (tardan mucho en mudar). No pasa nada si no los abrimos, es más, les favorecerá la protección de la seda si los conservamos es invierno a la intemperie. Yo las conservo en una terraza cubierta, donde la temperatura es similar a la del exterior para no alterar su ciclo (las ventanas siempre están abiertas), salvo cuando hiela, que no suele bajar dentro de 0 grados. Por ello puedo dejarlas con los capullos medio abiertos.

Capullo
Para despegar los capullos de las paredes de las hueveras es probable que tengamos que recurrir a mojarlas. De esta manera podremos arrancar los capullos sin problemas.

Las orugas naranjas se tornarán verdes de nuevo dentro del capullo, cuando hayan terminado de tejerlo, pues las crisálidas recién formadas son verdes y blandas. Pasadas unas horas se tornarán entonces marrones oscuras, la de la hembra de mayor tamaño que la del macho. Pueden llegar a los 5 cm de longitud.

Se diferencian en el tamaño, además de las antenas y los genitales. El macho tiene las antenas mucho más anchas, mientras que las de la hembra son más estrechas. Si tenemos dudas aún sobre el sexo, podemos fijarnos en los últimos segmentos de la crisálida. La hembra presentará una pequeña rajita vertical, mientras que el macho tendrá dos bultitos.

Permanecerán en este estado casi un año entero, hasta que las mariposas emerjan a mediados o finales de primavera.

Como con otras especies, puede darse el caso de que la oruga, por alguna razón, no consiga tejer el capullo. Nos daremos cuenta porque se quedará inmóvil en el suelo, y su color naranja adquirido para realizar el capullo, se volverá verde de nuevo como lo haría dentro del éste. La crisálida será realizada con normalidad, pero sin envuelta de seda.

Oruga sin capullo, que ha tomado de nuevo el color verde
Hembra izq y macho dcha. Están señaladas las antenas

Como he dicho antes, es necesario que pasen el invierno en el exterior para no alterar su ciclo. Durante los meses de abril y mayo, se producirá el nacimiento de las polillas.

Hembra recién nacida
Las alas se transparentarán a través de la cutícula de la crisálida casi una semana antes de su nacimiento. Por lo general, nacen primero los machos que las hembras, para que cuando nazcan éstas, ya haya machos con los que puedan aparearse.

La emergencia del adulto se produce por la mañana en la mayoría de los casos. Normalmente, nacen alrededor de las 11 o 12 de la mañana. Treparán por la malla de la jaula para extender las alas, proceso que durará unas horas. Hasta que anochezca no se mostrarán activas. Como la mayoría de satúrnidos, esta especie no se alimenta en estado adulto.

Las hembras son más corpulentas que los machos, generalmente con mayor envergadura. Se distinguen muy bien por sus antenas. El macho tiene que detectar las feromonas de la hembra, por lo que sus antenas deben ser más grandes y plumosas. Las de las hembras, por el contrario, son más finas y esbeltas.

Macho extendiendo las alas
Esa misma noche, la hembra reclama al macho sacando la parte del órgano sexual que produce las feromonas fuera del cuerpo. No se moverá de donde haya extendido las alas, esperando a que el macho la encuentre. Éstos se muestran activos por la noche volando en busca de ellas.

Ambos pueden aparearse la primera noche de vida. Muchos criadores tienen problemas para aparear esta especie en cautividad, pues a veces el macho no encuentra a la hembra. Sin embargo, el apareamiento no es difícil, sobre todo si disponemos de pocos ejemplares. Los machos se perderán menos en la nube de feromonas cuantas menos hembras haya, y cuanto más grande y ventilado sea el voladero.

Varias veces he leído que se puede ir a reclamar con hembras vírgenes al campo. Esta especie se encuentra de manera salvaje en toda Europa, por lo que, con un poco de suerte, algún macho aparecerá para aparearse con ellas.

El apareamiento dura varias horas. Algunas parejas siguen enganchadas incluso a la mañana siguiente. Ella pondrá los huevos a partir de esa noche, entonces los podremos despegar y recogerlos. La vida de los adultos se extiende alrededor de una semana.

Podemos adquirir especies como ésta en diferentes tiendas especializadas de Europa, que ofrecen también mariposas autóctonas de la zona. Pronto subiré una entrada para enseñaros algunas de las tiendas donde he comprado alguna vez material vivo, y otras tantas que lo proporcionan, además de alguna página de anuncios para comprar y vender lepidópteros.

Diferencia de antenas en macho (dcha) y hembra (izq)

Diferencia en el cuerpo en macho (dcha) y hembra (izq)

Macho (izq) y hembra (dcha)

Apareamiento



No hay comentarios:

Publicar un comentario