Vanessa atalanta (Almirante rojo)


Última actualización: 25/10/2016

Vanessa atalanta

Mariposa común en muchas zonas de la península, sobre todo en otoño, cuando se la puede ver libando sobre las frutas caídas en proceso de putrefacción. Tiene un tamaño considerable, de alrededor de 6 centímetros de envergadura. Su coloración es sencilla cuando abre sus alas, mostrando tres colores predominantes; negro, blanco y naranja. Sin embargo es una mariposa muy llamativa, tanto por su tamaño, como por sus llamativos colores.

Junto a Vanessa cardui, es una de las especies diurnas originarias de Europa más comercializadas, debido a la facilidad de su cría y a la vistosidad de su coloración.

Hiberna en estado adulto, ayudada del diseño de su reverso, similar al de la corteza de un árbol. Por ello es una especie muy lonjeva, que puede llegar a vivir varios meses en estado adulto. Puede completar varias generaciones anuales. Como plantas nutricias están las ortigas (Urtica sp), de las cuales yo sólo he probado con la especie Urtica dioica. 

Huevo recién puesto y huevo a punto de eclosionar
El comportamiento de las orugas hace que tengamos que meter los tallos de ortiga en agua. Esto se debe a que permanecen escondidas en sus hojas, que ellas mismas enrollan con seda para protegerse. Las hojas por tanto han de permanecer siempre frescas para ofrecerles protección y comida, de lo contrario, estaremos obligando a las orugas cambiar de hoja y enrollar otra nueva más veces de las que lo harían si las hojas no se secasen.

Además no tendremos problemas con esta planta, pues generalmente poco después de estar una semana metida en agua, comienzan a echar raíces. Esto les permite mantenerse vivas hasta que las orugas se las coman por completo. Podemos aprovechar los tallos enraizados para plantarlos en macetas y obtener así más ortigas.

Oruga recién nacida rodeada de seda
Los huevos son depositados en solitario, tanto en el envés como en el haz de las hojas (es necesario que la hembra tenga la planta nutricia de sus orugas para que deposite los huevos).

Son de color verde brillante, con crestas verticales de color blanco. Se tornarán negros y amarillos el día anterior a que nazca la oruga. A diferencia de otras orugas, las de esta especie no se comerán el huevo después de nacer, limitándose desde este momento a buscar una pequeña hoja en la que esconderse. Apenas miden poco más de un milímetro y ya empiezan a tejer para enrollarlas y permanecer escondidos en su interior.

Su aspecto es peludo y amarillento, con una enorme cabeza de color negro brillante. Es difícil controlar las mudas y los estadios en las orugas de esta especie, pues permanecen en sus nidos la mayor parte del tiempo. Para verlas, por tanto hay que romperlos, o esperar a que salgan a comer o a construir otro.

A los seis días aproximadamente, y después de mudar de piel la primera vez, salen de la hoja que empezaron a construir nada más nacer, para comenzar de nuevo a enroscar otra cercana.

Oruga en segundo estadio
Es en este momento cuando podemos verlas de nuevo. El segundo estadio se caracteriza porque ya adquieren el tono negro en el resto del cuerpo. Además son visibles sus pinchos a lo largo de la piel. Su tamaño es de aproximadamente medio centímetro.

Enseguida buscarán una hoja nueva para enroscarla y permanecer en ella hasta que se seque. Este estadio tendrá una duración similar al primero, incluso algo menos.

Durante los estadios posteriores, que durarán aproximadamente todos lo mismo, excepto el último que casi siempre se alarga unos días más, las orugas mostrarán distintos patrones de coloración. Todas mantienen los pinchos, pero el diseño varía de unas a otras, apareciendo diferentes estampados y coloridos. Por tanto podemos ver orugas casi blancas y otras casi negras, con diferentes patrones de puntos, rayas y manchas.

Las orugas seguirán con su costumbre de enroscar hojas y permanecer en su interior hasta el final de su etapa larvaria, es decir, hasta que busquen un lugar en el que realizar la crisálida.

Oruga en tercer estadio
Oruga en quinto estadio

Normalmente las orugas adultas, a pesar de sus diferentes patrones de puntos y colores, poseerán dos lineas laterales de manchas amarillas desde la cabeza hasta el final del abdomen. Cuando alcancen alrededor de cuatro centímetros, buscarán un lugar donde realizar la crisálida. Permanecerán uno o dos días colgados boca abajo ayudados de un soporte de seda hasta que se transformen.

La pupa será generalmente marrón o grisácea, con manchas doradas en la espalda. Permanecerá en este estado durante un par de semanas aproximadamente hasta que emerja la mariposa:

Detalle de las manchas doradas en las crisálidas
La de la izquierda está a punto de emerger







La coloración de la crisálida nos ayuda a saber cuando emergerá la mariposa. Ésta tiene todo el cuerpo negro, al igual que la mayor parte de las alas, por lo que en cuanto la crisálida se oscurezca (imagen superior), sabremos que la mariposa está a punto de nacer.

Esta especie es criada en las granjas de mariposas durante todo el año, mantenidas a temperaturas adecuadas que no inducen a la hibernación del adulto. En lugares donde el invierno sea frío, lo pasarán como imago escondido en cualquier grieta. Por ello, la generación de mariposas que nazca en otoño vivirá hasta la primavera siguiente si las tenemos en las mismas condiciones que en el exterior, protegidas entre cortezas, rocas, etc.

Adulto (anverso)

Adulto (reverso)

Es una mariposa muy apropiada para principiantes, por la facilidad a la hora de criarlas. Además, aunque en estadio adulto se alimente, se le pueden ofrecer fruta madura, como plátanos o manzanas. De hecho es bastante común verlas en los días soleados de otoño sobre las frutas que se encuentran caídas descomponiéndose sobre la hojarasca. También suele visitar las flores de los cardos y las budleias.

El apareamiento es posible en pequeños voladeros, y por lo general las mariposas se adaptarán a volar en su interior sin chocar demasiado con sus paredes. Sin embargo, tienen un vuelo muy potente, por lo que pueden lastimarse si se sienten asustadas por nuestra presencia.



2 comentarios:

  1. Buenas,

    te importaría decime las referencias de dónde has sacado la información.

    Muchas gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina,
      pues normalmente la información que subo en las entradas está basada en mi experiencia, tanto observando los ejemplares salvajes como criándolos.
      Algunos datos como la distribución de las especies (que es lo único que no puedo conocer observándolas) aparecen en cualquier libro de identificación de lepidópteros o en muchas páginas de internet.
      Quizás más adelante haga una entrada enfocada a libros y páginas útiles relacionadas con estos insectos.
      Un saludo.

      Eliminar